educacion

Educación

educacion

 

1

Las personas con síndrome de Down son alumnos y alumnas con necesidades educativas especiales que están escolarizados en centros escolares ordinarios en base a los principios de inclusión y normalización. La escuela ordinaria les proporciona un ambiente rico en estímulos educativos y sociales, siendo la educación uno de los recursos más valiosos con los que cuentan para su pleno desarrollo.

Aprenden en la escuela de la diversidad. El mejor escenario educativo es la escuela que atiende a la diversidad, ya que la escuela es un lugar para educarse en la convivencia y no sólo para transmitir conocimientos, sino para aprender a descubrirlos de manera compartida. (López Melero, M. 2006).

 

No hay dos personas con síndrome de Down iguales, como tampoco hay dos individuos iguales. Aunque todas las personas con síndrome de Down tienen un cromosoma extra (o parte esencial de él) en el par 21, los efectos de esta circunstancia sobre el desarrollo físico y mental varían ampliamente. Los alumnos y alumnas con s.D. son competentes para aprender. Aprenden lo que se les enseña de manera adecuada a su forma de ser y aprender. La variabilidad de capacidades es grande, pero todos pueden aprender. Cada alumno/a con s.D. lleva dentro de sí un potencial de aprendizaje que se desarrollará si creemos en sus posibilidades, le damos oportunidades de aprender y planteamos estrategias de enseñanza acordes con sus peculiaridades. Las singulares características que definen al alumnado con síndrome de Down generan necesidades educativas especiales y específicas que deben ser tenidas en cuenta a la hora de diseñar y desarrollar la respuesta educativa que se les ofrezca.

La mayoría de niños y adolescentes con este síndrome aprenden y progresan más lentamente que quienes no tienen una discapacidad, presentando dificultades de aprendizaje, que se deben a una lentitud a la hora de recibir, procesar la información y dar la respuesta. Las habilidades de habla, lenguaje y comunicación son unas áreas particularmente difíciles para la mayoría de niños y adolescentes con síndrome de Down, aunque les guste comunicarse desde la infancia y tengan un punto fuerte en la comunicación no verbal como gestos y signos. Por todo ello, requieren una educación adicional en comunicación y lenguaje.

Una de las consecuencias de la especificidad del síndrome de Down es la necesidad de la formación y orientación adecuada del profesorado que atiende a este alumnado. Las Asociaciones Síndrome de Down colaboran con los centros escolares para asesorar sobre estrategias de enseñanza, realización de adaptaciones curriculares que se adecuan a la forma de ser y aprender de las personas con síndrome de Down y adaptación de materiales y recursos.

El alumnado con síndrome de Down tiene plena capacidad para responder, con la estimulación y el apoyo adecuado, a las demandas de sus entornos de desarrollo, actuales y futuros; así como para aprender e integrarse en la escuela. Necesita de un refuerzo complementario que facilite la consecución de los objetivos planteados en el aula ordinaria. Ello requiere necesariamente prolongar la intervención educativa a través de las actividades de apoyo escolar y refuerzo educativo que realizan las Asociaciones Síndrome de Down.

Por todo ello, para facilitar la integración escolar y reforzar el mismo aprendizaje escolar, el alumnado con síndrome de Down necesita:

  • Actividades de coordinación con los centos educativos de escolarización
  • Actividades Complementarias de Apoyo Escolar en las propias Asociaciones.
  • Actividades de educación del lenguaje y comunicación.
  • Actividades de desarrollo de habilidades cognitivas básicas (memoria, atención y percepción).
  • Actividades de desarrollo de la autonomía, habilidades sociales y mejora de la autoestima.
  • Actividades de educación afectivo-sexual.
     

Down Andalucía viene desarrollando programas educativos y colaborando estrechamente desde hace años con la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, con el fin de mejorar el aprendizaje y la respuesta educativa a los alumnos y alumnas con síndrome de Down. Desde el año 2004, esta colaboración se ha materializado en la firma de varios Convenios de colaboración, el útimo de los cuales se firmó el 5 de octubre de 2020.

Con este nuevo Convenio, Down Andalucía y la Consejería de Educación y Deporte renuevan su compromiso por la mejora de la inclusión y del proceso de enseñanza/aprendizaje del alumnado con síndrome de Down en Andalucía. Desde la voluntad compartida de aunar esfuerzos para hacer efectivo el derecho a una educación sin discriminación y sobre la base de la igualdad de oportunidades, posibilita trabajar por conseguir un sistema de educación inclusivo que permita desarrollar la personalidad del alumnado, su formación académica y social y la preparación para participar activamente como persona titular de derechos en la sociedad.

 

IMG 20201005 124953 1

 

{backbutton}

Comparte
Ir al contenido